Licores

  • Licor Quemaito carajillo
    Licores

    Licor Quemaito carajillo – 75CL.

    14,90 IVA incluido
  • Quemaito Rimonchelo
    Licores

    Quemaito Rimonchelo 70cl.

    11,50 IVA incluido
  • Vermu Torero 75
    Licores

    Vermú Torero 70CL.

    Valorado en 0 de 5
    10,50 IVA incluido

Licores y bebidas espirituosas

Los licoresbebidas espirituosas son todas aquellas bebidas alcohólicas provenientes de un proceso de destilación. Independientemente de su materia prima y forma inicial. Es básicamente un nombre genérico que engloba a todos los destilados en una misma clasificación comercialmente. Pueden ser aguardientes, licores o amargos.

Las bebidas alcohólicas son aquellas bebidas que contienen etanol (alcohol etílico) en su composición. Las bebidas alcohólicas desempeñan un papel social importante en muchas culturas del mundo, debido a su efecto de droga recreativa depresora. La mayoría de los países tienen leyes que regulan la producción, venta y consumo de estas bebidas. Una de ellas es que, por lo general, se restringe su venta y consumo a menores de edad.

Si nos atenemos a su elaboración, se pueden distinguir entre las bebidas producidas simplemente por fermentación alcohólica (vino, cerveza, sidra, hidromiel, sake), en las que el contenido en alcohol no suele superar los 15°, y las producidas por destilación, con contenido alcohólico superior a los 15°. Entre estas últimas se encuentran los diferentes tipos de licores y aguardientes (el brandy, el whisky, el tequila, el ron, el vodka, la ginebra, etc…). La cantidad de alcohol de un licor u otra bebida alcohólica se mide bien por el volumen de alcohol que contenga o bien por su grado de alcohol.

Consumo en exceso

El etanol es un tipo de alcohol presente en las bebidas alcohólicas, es la droga legal depresora más utilizada en el mundo. Su consumo es adictivo y puede conducir al alcoholismo. El consumo de grandes dosis de etanol causa embriaguez (intoxicación alcohólica), que puede provocar resaca una vez se han terminado los efectos.

Según la dosis y la frecuencia con que se consuma, el etanol puede causar coma etílico, pérdida de conocimiento, una parálisis respiratoria aguda o incluso la muerte. Como el etanol perjudica las habilidades cognitivas, puede incitar a comportamientos temerarios o irresponsables. La toxicidad del etanol es causada en gran medida por su principal metabolito, el acetaldehído y su metabolito secundario, el ácido acético (si bien de por sí este último no es tóxico, pero acidifica el organismo).

Carrito de compra
Figurexgourmet